Netflix & Astrología Tecnología

99.8% PURO AMOR

Cuando Venus,la diosa del amor, está en el signo de Acuario, la energía de sus planetas  regentes -Urano (liberación) y Saturno (restricción)- se mezclan con la misión venusina, en relación a esta particular dinámica analizamos un episodio de Black Mirror.

´Hang de DJ´ es un capítulo de la cuarta temporada de Black Mirror, y su temática gira en torno a cómo la tecnología (Acuario) afecta las relaciones eróticas (Venus). El episodio nos cuenta la historia de dos personas que se conocen a través de una aplicación similar a Tinder (pero con inteligencia artificial incorporada), conocida como ´Tutora´. Entre otras resoluciones prácticas (y saturninas) esta aplicación tiene la ventaja de encontrar una pareja ideal y de predeterminar el tiempo de duración de la relación. Así en la primera cita la pareja que acude al encuentro puede saber si están destinados a durar un par de horas, días, semanas, meses o años, evitando especulaciones sin sentido y eliminando la incertidumbre del proceso. Antes de la invención de ´Tutora´, las personas no tenían más remedio que perder su precioso tiempo en relaciones con personas que nunca podían saber si eran las “correctas”.

giphy-downsized-large (1) .gif

En ´Hang the DJ´, la química de la pareja protagonista es evidente desde la primera cita, pero aún así deben separarse por orden de la omnipresente aplicación. Luego de ese encuentro cada uno por su lado experimentará diferentes relaciones con mayor o menor éxito, pero siempre terminarán pensando en que lo hubiera pasado si su relación hubiera continuado. Son muchos los momentos donde los protagonistas dudan de la efectividad de dicho sistema, pero la promesa de encontrar a su media naranja con un 99,8 % de probabilidades de éxito resulta un argumento imbatible.

Pero, por más comprobable que sea dicho argumento, Venus no comprende ni entiende razones más allá de su deseo. Los protagonistas se encuentran aleatoriamente en distintas situaciones hasta que finalmente la misma aplicación los vuelve a unir. Es entonces cuando los amantes se plantean la primera digresión, ¿qué pasaría si esta vez deciden no ver el tiempo predestinado en esta nueva relación? ¿Qué pasaría si se entregaran al impulso erótico de Venus y dejaran la previsión de Saturno de lado?

giphy.gif

Si la rebeldía y la liberación es función de Urano, cuando Venus se entrega a su influencia, surge una espontánea e inesperada felicidad. La pareja descubre el regalo de Venus por haberse entregado a sus demandas: el disfrute sin condiciones y la posibilidad de sentir el amor real, algo que en el universo de la historia resulta verdaderamente revolucionario.

El episodio plantea una dinámica que en astrología es representada por SaturnoUrano. Mientras Saturno impone un orden implacable, es la misión de Urano desestabilizarlo. Las obras de ciencia-ficción nos han advertido como las soluciones más innovadoras y revolucionarias (Urano) una vez que logran reformar (o derrocar) el antiguo sistema (Saturno), se vuelven algo tan rígido y conservador como aquello que lo precedió.

Después de la digresión uraniana y por circunstancias de la trama, los amantes quedan atrapados nuevamente ante el dictamen implacable de ´Tutora´que los obliga a separarse. Pero a esta altura del relato, la pareja ha aceptado la potencia de su deseo (Venus) y guiados por ese impulso rebelde y la necesidad de ir en contra las reglas (Urano), deciden traspasar todo límite permitido (Saturno). Literalmente, deben dejar su apacible pueblo para llegar a una muralla gigantesca que no dudan en escalar hasta el final, situación que resulta análoga a la escena final de´The Truman Show´.

El episodio resulta una fábula sobre la importancia de los límites (Saturno) como guía que nos ayuda a cultivar nuestro deseo (Venus) y nos anima a hacer lo que nunca creíamos posible de hacer (Urano). Venus en Acuario, no se quedará satisfecha y siempre exigirá la ruptura de las convenciones como condición para acceder a sus encantos: el placer, la dicha y por supuesto una inusual manifestación del erotismo o el amor.

giphy (13) .gif

Cuando la pareja llega hasta el final, el muro desaparece y ellos caen al vacío y se desintegran. En un giro de la historia se nos revela que lo que habíamos pensado que era la trama principal, resultó ser una simulación: algoritmos de inteligencia artificial que reprodujeron el comportamiento de las personas reales que están a punto de encontrarse en un pub. Cuando se miran se reconocen, cada uno de ellos tiene abierta la aplicación en su celular con una foto de la otra persona indicando un 99.8% de probabilidades de éxito que funcione.

Acuario no sólo representa a la tecnología sino también al idealismo y el anhelo de un futuro mejor (Urano). Desde una perspectiva psicológica, Acuario puede ser percibido como distante, demasiado objetivo y desapegado (Saturno). El episodio termina con un final esperanzador planteando la posibilidad que el amor real (Venus) puede ser producto de un proceso tan frío, racional y comprobable, como audaz, innovador e inesperado (Acuario).

Mientras tanto en el mundo real, la escuela de astrología Cosmograma se encuentra desarrollando la primera aplicación de citas que utiliza la inteligencia artificial aplicada a la astrología. Tomando datos de la carta natal de los usuarios, el algoritmo genera un informe basado la posición planetaria y cruza los datos como si se tratara una sinastría. El objetivo es la creación de una base de usuarios que sean compatibles con el patrón energético representado en nuestro horóscopo personal. De un modo u otro la tecnología seguirá transformando la forma en la que nos relacionamos.

Venus en Acuario no podría estás más complacida.